Menos coches en París

El alcalde de París mantiene su política de reducir el uso del automóvil en la ciudad. Ya se ha establecido un calendario para la eliminación progresiva del diésel. Si observamos la tendencia a largo plazo, veremos que esta política está en consonancia con decisiones anteriores: desde 2001, la tasa de coches en propiedad ha caído del 60% al 37%. Asimismo, el tráfico ha disminuido: un 15,8% menos desde 2014 y un 6% en 2018. En última instancia, esto tiene un impacto positivo en la calidad del aire.